Guías, Técnicas de Cultivo

Cuidados de una Plántula de Cannabis:- Guía para el éxito

Una vez que una semilla de cannabis germina y obtiene su primer par de hojas reales, se transforma en una plántula. Es la primera etapa por la que pasará nuestra planta antes de crecer y darnos nuestras hermosas y tan esperadas flores. Esta etapa es igual importante que las siguientes, sin embargo se debe tener en cuenta que los primeros días de vida de nuestra planta, son los de mayor cuidado, ya que la misma permanece aún un poco débil.

 

En Cannaland queremos que tu planta crezca completamente sana y fuerte. Por lo que te daremos algunos consejos y tips que deberás tomar en cuenta para que puedas cuidarla como se merece durante esta etapa:

 

Plántula

 

Lo primero en lo que debemos pensar al momento que tengamos nuestra plántula, es en permitir que desarrolle un sistema radicular fuerte. Para esto debemos tomar en cuenta algunos factores importantes como los que mencionaremos a continuación:

 

Contenedor y Calidad del Sustrato:

Uno de ellos es el tamaño del contenedor y la calidad del sustrato en el que se encuentra. Y es que un contenedor demasiado grande para nuestra plántula, puede traer consigo varios contratiempos que pueden perjudicar su salud. Ya que al tener demasiado espacio puede absorber demasiada agua, y terminar por podrir las raíces. Lo recomendable en esta etapa, es contar con un contenedor de unos 5x5cm hasta unos 7x7cm, que permita el drenado, aireado y secado del sustrato. Estos ciclos de pequeña “sequía” y humedad, ayudarán a las raíces a crecer y estirarse en búsqueda del agua.

Por su parte, el sustrato que utilicemos jugará un papel importante en el desarrollo de la plántula. Ya que la calidad y la aireación con la que cuente el mismo, influirá directamente en la capacidad de las raíces de reproducirse y continuar creciendo. Esto se debe a que un sustrato muy pesado o poco aireado, ralentizará el crecimiento del sistema radicular al necesitar un mayor esfuerzo para continuar creciendo. En Cannaland, recomendamos utilizar una mezcla de turba enriquecida, que incluya perlita para permitir la aireación del sustrato y el crecimiento óptimo de las raíces.

 

Plántula

 

Cantidad y Calidad de Luz:

Otro de los puntos importantes y que debemos tener en cuenta, es la cantidad y calidad de luz que reciban nuestras plantulas. Debido a que si las horas de luz no son las correctas, o la intensidad es muy pobre, nuestra plántula terminará por alargarse y espigarse. Esto quiere decir que el tallo será muy largo y delgado, por lo que la planta no se desarrollará correctamente y correrá el riesgo de partirse.

La cantidad e intensidad de luz para una planta son diferentes en cada una de las etapas de vida. Para mantener una plántula saludable, la misma necesitará un ciclo de dieciocho (18) horas de luz, y seis (6) horas de oscuridad al día. Respecto a la calidad e intensidad, bastará con tenerla al sol en caso de ser plantada en exterior; y con unos 5.000 – 10.000 lux, con un foco de luz en espectro blanco/azul en interior.

 

Plántula

 

Micorrizas o Trichodermas:

Una buena forma de ayudar a que nuestra planta crezca fuerte y con bastante facilidad, es realizar un aporte al sustrato con Micorrizas o Trichodermas. Estos dos son hongos beneficiosos para las plantas, que se adhieren a las células de la planta y al sustrato, creando una capa de micelio. Esto es positivo para las plantas desde muchas perspectivas. Ya que absorben azúcares de las raíces de las plantas, y a su vez les aporta y ayuda a asimilar macronutrientes y micronutrientes importantes y difíciles de asimilar. Otro beneficio de estos hongos benignos, es que al tomar los espacios entre las células de la planta, no permite que ningún otro tipo de hongo se aloje en el sistema radicular de la misma. Previniendo así enfermedades fúngicas.

 

Plántula

 

Estas fueron algunas de las mejores medidas y cuidados que podemos aportar a nuestras plantas en esta primera etapa de vida. Recordemos que la fase de plántula suele tener una duración de 3 a 4 semanas, y se debe mantener un cuidado muy meticuloso. Una vez transcurridas las cuatro semanas, y luego de que nuestra planta por fin tenga tres o cuatro nodos, comenzará así la etapa Vegetativa.

Deja una respuesta