Guías, Técnicas de Cultivo

El pH y el Cannabis ¿Por qué es tan importante?

Muchas veces pensamos que tener una planta es únicamente ofrecerle sustrato y agua para que crezca y se desarrolle. Sin embargo, si queremos que nuestra planta tenga un desarrollo adecuado y sea productiva para que nos regale unas flores gordas y resinosas, hay muchos otros puntos que debemos tomar en cuenta. Uno de los más importantes es el pH que tiene el sustrato o el agua a utilizar. En Cannaland queremos apoyarte a que cuides muy bien a tu planta, así que en este artículo te explicaremos al respecto.

 

El pH

 

¿Qué es el pH?

Las siglas pH significan, literalmente, “Potencial de Hidrógeno“. La medición del “pH“, hace referencia a determinar cuál es el nivel de acidez o alcalinidad de una disolución acuosa. Esto se realiza al calcular la cantidad de iones de hidrógeno o hidrogeniones positivos (H+) presentes en la misma.

El pH se mide mediante una fórmula  (PH = – Log 10 (ªH+))  y se compara con una escala o rango, que se divide en 14 puntos. Siendo el pH cero (0) el punto más ácido disminuyendo progresivamente hasta el punto 7, el cual es llamado pH neutro. Una vez que pasa el pH 7, comienza a ser progresivamente alcalino, hasta alcanzar el nivel de pH 14, el más alcalino en la escala.

Sin embargo, la piel humana es otra cosa, ya que su pH normalmente se encuentra en unos 5.5 en la escala. Por lo que esta “normalidad” pasaría a ser su “pH neutro“.

El pH

 

Ahora te preguntarás, ¿Cuál es el papel del pH en el cultivo de Cannabis?

Pues bien, tanto las plantas, como cualquier ser vivo, tienen fluctuaciones de pH en su metabolismo. El cannabis no es una excepción, y según la estabilidad y rango de su pH, será mayor o menor la metabolización de los nutrientes y elementos necesarios para crecer y cumplir su ciclo vital.

Sin embargo, en el cultivo de cannabis el tipo de sustrato y pH del mismo, también afectará positiva o negativamente al desarrollo de la planta. Debemos tomar en cuenta que no todos los sustratos son adecuados para el cultivo de cannabis, sin embargo, si se cultiva en tierra y se utilizan abonos orgánicos, se puede mantener un control menos minucioso que en el caso de utilizar abonos de origen mineral.

 

En otras palabras: dependiendo del rango del pH interno del cannabis, el mismo gozará de una mejor o peor salud y velocidad de crecimiento. Básicamente el pH regula la cantidad de nutrientes y velocidad con la que la planta los metabolice para alimentarse y crecer. Este factor también puede afectar a su capacidad de resistir ataques de hongos, virus o plagas.

 

El pH

 

El pH al cultivar Cannabis en sustrato.

Para que podamos tener una planta que aproveche al máximo los nutrientes que le proporcionamos, debemos ofrecer también a nuestra planta cultivando de forma orgánica y agregando micro-vida. La micro-vida, no es más que ciertas bacterias y hongos que resultan beneficiosos para nuestras plantas. Ayudando así a controlar las fluctuaciones de pH al mantenerlo en un nivel estable y óptimo sin necesidad de utilizar bases ácidas o controladores químicos que pueden perjudicar a la planta.

 

Esta estabilidad causada por la microbiota proporcionada por nosotros, es llamado “Efecto tampón“. Este efecto nos ayudará a proteger el sistema radicular al mantener la fluctuación del pH en un rango muy pequeño, el cual será el óptimo para el cultivo del cannabis. Sin embargo, si en algún momento medimos el pH de la maceta, y el mismo fluctúa, puede deberse a que un buen sustrato está compuesto por muchos elementos, y algunas veces no están repartidos de forma equitativa.

 

El pH

 

A pesar de esto, debemos tener en cuenta que debemos mantener el agua de riego dentro del rango de pH para no afectar la micro-vida. Recuerda que la misma necesita también un rango específico para desarrollarse de forma óptima. Es decir, si el agua tiene un pH muy ácido o muy alcalino, debemos regularlo utilizando abonos y un reductor o aumentador de pH. Sin embargo en Cannaland, te invitamos a utilizar ácidos orgánicos, ya que son mucho más saludables para la planta. Por ejemplo, puedes utilizar ácido cítrico para reducir el pH, o un poco de silicio para aumentarlo.

El rango óptimo del agua de riego en un cultivo de cannabis dado en un sustrato como la tierra, oscila entre los 6,5 y 7,5 puntos en la escala, al usar abono orgánico.

Por su parte, en caso de utilizar abono mineral, debemos tener un mayor control. Al ser abonos quelatados, no necesitarán ser absorbidos por la micro-vida, por lo que el pH deberá ser menor. El rango óptimo en este caso oscilaría entre los 6 y 7 puntos en la escala.

 

El pH al cultivar Cannabis en Hidropónicos.

A diferencia del cultivo en sustrato, el pH juega un factor muy importante en el cultivo en hidropónicos, tanto como la dosificación de los abonos. Esto quiere decir que el pH deberá ser adecuado en todo momento de la vida de nuestra planta para que pueda alimentarse y desarrollarse de forma correcta. Cabe destacar que el efecto del pH y del abono, surtirá un efecto bastante rápido si lo comparamos con el cultivo en sustrato. Por lo que un pH o abono incorrecto, terminará por afectar rápidamente a la planta, y finalmente la misma podría morir.

En este caso, se puede usar un pH de 5.5 para plantas pequeñas o esquejes, y luego ir aumentando gradualmente hasta llegar a un pH con un valor de 5.8, durante la fase vegetativa. Luego de esto, cuando el período de floración comienza, podemos aumentar hasta un pH de 5.9, durante las dos semanas del estiramiento (Stretch). Tiempo en el que absorberá la mayor parte del nitrógeno y parte del Fósforo y Potasio, junto a otros micronutrientes. Realizaremos este cambio para que nuestra planta logre absorber la mayor cantidad de nutrientes y pueda iniciar una floración abundante y sin carencias.

A partir de la tercera semana de floración, hasta la quinta aumentaremos el rango de pH, el cual podrá fluctuar entre un pH de 6.0 y un pH de 6.2. Finalmente, a partir de la quinta semana en adelante, dejaremos aumentar el pH hasta un rango entre los 6.3 y 6.4 para que absorban la mayoría de nutrientes PK (Fósforo y Potasio) antes de su cosecha.

 

El pH

 

¿Qué sucede si el pH no está equilibrado?

Una de las causas más concurridas de una deficiencia de nutrientes en plantas de Cannabis es el pH. Ya que como hemos mencionado, estas plantas sólo absorben los nutrientes dentro de un pequeño rango de pH. Si el pH de tu sustrato se encuentra fuera de este rango, las plantas no podrán absorber de forma correcta los nutrientes y comenzarán a presentar deficiencias nutricionales.

Cuando el sustrato no es adecuado, por más que compremos los mejores abonos y genéticas de de plantas, no lograremos verlas crecer sanas, ya que no poseen una buena base para crecer. Un ejemplo de un mal sustrato puede ser tierra compacta o arcillosa. Estas plantas tendrán un crecimiento ralentizado, o simplemente mostrarán síntomas de carencias, y terminarán por enfermarse o secarse.

 

Entonces, ¿Cómo debe ser el sustrato a utilizar?

Si cultivamos en tierra, debemos construir un sustrato esponjoso, de calidad, con suficiente aireación y buena actividad microbiana (benéfica), para que nuestras plantas puedan crecer y florecer con vigor. Al esta tierra contar con una buena composición de sustratos, ayudará a que la misma tenga un pH adecuado (pH de 6.5). En caso de tener una tierra con poca aireación o compacta, debemos adecuarla utilizando fibra de coco (20%), junto a un buen compost (5%), perlita (15%) y hummus de lombriz (20%).

En cannaland te recomendamos nuestro sustrato Cannamix, el sustrato por excelencia para cannabis. Es el mejor en todos los aspectos respecto al cultivo del cannabis.

Estas son algunas de las mejores opciones que te ofrecemos en Cannaland para dar a tu planta de cannabis los mejores cuidados en cuanto al pH y su medio de cultivo. Haciendo mayor enfoque a un sustrato basado en tierra.

Deja una respuesta