Guías, Noticias

Consumir Cannabis: Las mejores alternativas

Generalmente, cuando se piensa en el Consumo de Cannabis, el colectivo social piensa directamente en fumarlo, puesto que es la forma más sencilla. Sin embargo, ¿Qué piensas si te digo que hay una gran diversidad de alternativas para consumir cannabis?. Y mejor aún, muchas de estas formas son incluso mejores que la primera mencionada.

En este artículo no te daremos un “top mejores formas de consumir Cannabis”. Sino que te ofreceremos diferentes alternativas, entre las cuales tú mismo podrás elegir los métodos que más te llamen la atención y se amolden a ti.

1. Vaporizar

Vaporizar es un método abismalmente más sano que fumar el cannabis, incluso llega a ser el método más sano conocido hasta el momento. Esto se debe a que al vaporizar, generalmente se consumen extractos directamente de los tricomas, dejando de lado la masa vegetal. Se traduce en que al vaporizar, eliminamos las toxinas que se producen en la combustión, reduciendo en gran medida el daño que produce al organismo.

Claro, esto no quiere decir que no podamos quemar los cogollos una vez que estén bien triturados, de igual forma sigue siendo la alternativa más sana. Al vaporizar, podemos ajustar la temperatura correcta para utilizarlo, y mientras mejor trituremos las flores, más eficaz será la forma en la que se disuelvan los cannabinoides.

Recordemos que al fumar cannabis, se quema a 230 °C, lo que da lugar a la eclosión de varios tipos de elementos con diferentes grados de toxicidad. Al vaporizar, se realiza a una temperatura mucho menor, por lo que estos agentes tóxicos no se presentan ni generan.

En caso de que actualmente no poseas un Vaporizador, en nuestra tienda Cannaland podrás encontrar muchas opciones a elegir. Van desde las más económicas hasta las de mayor Calidad, por lo que podrías sorprenderte al echarle un ojo.

 

2. Hornear/cocinar productos comestibles

Luego del más conocido método que es el fumar, encontramos este: productos comestibles. Casi todas las personas que consumen cannabis han comido algún Brownie mágico alguna vez (Por cierto, si quieres la receta haz click aquí).

Cuando se ingiere el cannabis, no se crea ninguna sustancia tóxica o peligrosa para el organismo, sin embargo, las cantidades son un poco difíciles de medir. Esto se debe a que si eres inexperto, puede producirte “malos viajes”, debido a la potencia y concentración en la pieza que ingieres.

Por ejemplo, si fumas un porro que está muy fuerte, o vaporizas un concentrado muy potente, puedes simplemente apagarlo o dejar de inhalarlo, pero no podrás hacer lo mismo con un brownie que tenga una concentración muy alta. Por lo que te darás cuenta una vez que comience a hacer efecto en tu cuerpo, y te regale un viaje muy lejos del lugar en el que te encuentras.

Incluso algunos consumidores experimentados, suelen presentar una respuesta más intensa a los productos comestibles que contienen THC, que inhalar la misma cantidad de cannabis. Sucede porque al realizar comestibles, se descarboxilan las flores a la temperatura justa, evitando la volatilización de los cananbinoides.

Algo interesante, es que al consumir el cannabis con fines completamente medicinales, esta es la mejor alternativa, ya que la mayoría de los pacientes no están cómodos con la idea de fumar o vaporizar.

Ten en cuenta que menos es más, por lo que consumir pequeñas dosis, será mejor para ti que proceder a comer una porción grande directamente. De esta forma podrás disfrutar del viaje, en lugar de que él disfrute de ti.

3. Vía sublingual

Este método consiste en la administración de Concentrados de cannabis como el Aceite de CBD o THC vía oral. Colocando el concentrado con la dosis justo debajo de la lengua. El objetivo de este método es que los efectos del producto se asimilen de una forma más rápida por el organismo.

Este método es idóneo para ingerir las famosas “microdosis”, que bien utilizadas, brindan un sin fin de posibilidades desde el punto de vista médico. Actualmente, en algunos países muchas farmacéuticas han generado comprimidos con cannabinoides, que ayudan a aliviar el dolor a pacientes afectados por enfermedades como la esclerosis múltiple.

 

4. Zumo de Cannabis crudo

Una alternativa interesante es tomar el Cannabis en forma de zumo. Como mencionamos en nuestro anterior artículo (Encontrarás el enlace haciendo click aquí), el consumir cannabis crudo puede traer muchos beneficios al cuerpo, y evitando al mismo tiempo los efectos secundarios de la planta. Es especialmente interesante para pacientes que deben consumir dosis altas de medicación, implicando exprimir la planta fresca.

Recordemos que los cannabinoides en la planta, se producen como una molécula precursora, por lo que ni el THC ni el CBD tendrán sus efectos característicos de cuando se inhalan. Así que podrás proceder a consumir una gran cantidad de estos zumos sin ningún tipo de efectos secundarios relevantes ni ningún tipo de adicción.

 

5. Pomadas

A pesar de que las pomadas o cremas enriquecidas con cannabinoides no son precisamente una forma de consumo directo, sí estamos absorbiéndolas por nuestro cuerpo. Gracias a esto hemos decidido incluirlas en este apartado.

Estas cremas, a pesar de contienen Cannabinoides y pueden tener altas concentraciones de THC, no son en absoluto psicoactivas. Lo mejor de todo es que sí mantienen las propiedades analgésicas y antiinflamatorias características del cannabis, por lo que no dejan de ser una gran opción. Son bastante útiles para el tratamiento de lesiones o dolores fuertes a nivel muscular o de articulaciones.

En Cannaland tenemos también para ti este tipo de pomadas, puedes obtenerla haciendo click aquí.

Deja una respuesta