Guías

Plántula con cáscara, ¿Qué debo hacer?

Cuando se comienza en el mundo del autocultivo, encontramos un sin fin de cosas nuevas desde el momento que germinamos una semilla. Y precisamente durante la germinación es cuando más cosas suceden. En Cannaland estamos conscientes de ello, así que mediante este artículo queremos ayudarte respecto a ciertas problemáticas que se presentan cuando tienes tus primeras plantas. Una de estas problemáticas, es que la cáscara de la semilla se mantenga aún en la parte aérea de la plántula.

Germinado y Crecimiento Normal

Generalmente, cuando germinamos nuestras semillas de Cannabis no existe ningún problema con el desarrollo natural de nuestra planta. Mientras crece, se va abriendo y deshaciendo de su cáscara, luego forma cotiledones, y una vez alcanza cierto tamaño, termina por deshacerse incluso de los cotiledones. Este proceso es como cuando el humano o un animal crece, y va mudando de pelaje o dientes, salvo que en lugar de pelo y dientes, son hojas.

Este crecimiento y muda, da lugar a nuevo tejido y permite un mejor crecimiento y desarrollo de la planta. El problema se presenta es una vez que este ciclo no ocurre normalmente por anomalías en el crecimiento de la planta. El mismo puede deberse a debilidad general de la planta, o que simplemente algunas partes tienen un desarrollo fuera de lo común.

Anomalías al pasar de germinación a plántula

Cuando el desarrollo de la planta no ocurre de manera habitual, se dan ciertas anomalías en las que será necesario que la apoyes manualmente. Justo como cuando un padre ayuda a sus hijos al momento de mudar sus dientes, tendrás que ayudar a tu planta a deshacerse de lo que no le sirve o entorpece su crecimiento. 

Y es que al germinar nuestras semillas de cannabis, surge una problemática bastante común, relacionada a la dureza de la cáscara de la misma. Por lo que puede que la raíz se desarrolle de forma normal o natural, mientras que durante el crecimiento de la plántula, ocurren ciertos contratiempos para la planta. Esto se debe a que el crecimiento se ve afectado porque la cáscara de la semilla se encuentra aún prendida del cuerpo u hojas de la plántula, bien sea por sí sola o por alguna membrana no despegada.

Cáscara

Consecuencias de la cáscara en las hojas

Si no se trata este problema a tiempo, la planta se desarrollará de forma pobre y poco vigorosa. Esto se debe a que por una parte, la cáscara representa un peso extra a la pequeña plántula, lo que interfiere en su crecimiento normal. Por otra parte, la cáscara puede evitar que la planta extienda sus cotiledones por completo (que es donde suele quedarse sostenida), y al mismo tiempo impide que absorba la luz del sol de forma regular. Como a esta edad los cotiledones son las únicas hojas que tiene la plántula y básicamente es su única fuente de alimentación, la planta puede terminar por perecer debido a que no cuenta con una fuente de alimentación.

¿Qué hacer en caso de que la cáscara se quede en la plántula?

Lo primero que debes hacer es mantener la calma, y dedicar un poco de tiempo junto a los pasos que te daremos en este artículo. Si los sigues al pie de la letra, podrás salvar tu plántula y tu planta podrá continuar su crecimiento natural.

  1. Deberás rociar agua sobre la cáscara, esperar unos cinco minutos y rociar unas gotas más. Este procedimiento se realiza para aflojar la cáscara y se desprenda más fácil.
  2. Una vez la cáscara (y sus membranas) estén más blandas y puedan ceder, deberás idear un plan para retirar la cáscara. Con un plan, nos referimos a que deberás estudiar por donde halar la cáscara para sacarla sin dañar la planta.
  3. Busca unas pinzas para facilitar la extracción de la cáscara, y poder despegarla evitando dañar tu plántula. Esta parte del proceso es la más importante y dedicada, por lo que tendrás que hacerla con sumo cuidado.
  4. Te recomendamos intentar terminar de abrir la cáscara en dos mitades para que se despegue y puedas retirarlas más fácil de forma individual.
  5. Una vez retires la cáscara, asegúrate de eliminar también las membranas de la misma. Con esto, lograrás que los cotiledones se abran y respiren, así como también comenzarán a absorber la luz que perciban.
  6. Recuerda no excederte con la humedad de riego, ya que podrías ahogar tu plántula.

En resumen, esto es todo lo que deberás realizar para eliminar la cáscara de la semilla de tus plantas de Cannabis. Que realices este proceso es de suma importancia para la supervivencia de tus plantas, ya que de ello depende su absorción de nutrientes y de luz. Además de que así también obtiene aireación, que sin ella terminará por ahogarse, que es lo contrario a lo que esperamos de ella.

Si quieres conocer los cuidados de una plántula, Haz Click Aquí.

Deja una respuesta