Guías, Semillas Marihuana, Técnicas de Cultivo

Semillas De Cannabis: Feminización

Las semillas de cannabis feminizadas han tomando una gran parte del mercado, debido a que son mucho más útiles para la mayoría de Cannacultores. Su utilidad recae en que te aseguran hasta ±95% de probabilidades de obtener únicamente plantas hembras. Sin embargo, el porcentaje restante te da una probabilidad de obtener plantas hermafroditas. También va a depender del método de feminización utilizado para tal producto.

 

Semillas Feminizadas, ¿Qué son?

Hasta la década de los 90, para cualquier cultivador era totalmente normal tener que separar las plantas macho de las hembras una vez llegase el momento. Siempre y cuando el cultivador quisiese evitar que los machos polinizaban a las hembras y las llenaban totalmente de semillas.

Sin embargo, uno de los bancos pioneros como Dutch Passion terminaron por revolucionar la industria cannábica con la entrega de las primeras variedades de cannabis feminizadas. Diez años después, a principios de los años 2.000, ya muchos bancos habían logrado entregar este tipo de semillas que únicamente daba plantas hembra. Estas semillas eran versiones feminizadas de los clásicos que llevaban años cultivando y promocionando en formato regular.

 

¿En qué consiste la Feminización?

Las semillas feminizadas, nacen a partir de un proceso de reversión de una planta hembra. Esto quiere decir que la planta hembra es forzada a través de diferentes procesos para que produzca flores macho. De esta forma, la planta escogida generará polen feminizado para polinizar las flores de las plantas hembra.

Seguro te preguntarás: ¿Y entonces cuál es la diferencia entre las flores macho natural de una hembra con flores macho? Pues muy fácil, la diferencia se determina mediante los cromosomas sexuales o “gonosomas”. Las plantas macho disponen de pares de cromosomas distintos determinados por “XY“, o también llamados heterogaméticos. Mientas que las hembras, por su parte, tienen cromosomas iguales determinados como “XX“, o también denominados homogaméticos.

Cuando se cruza un macho (XY), con una hembra (XX), obtenemos 50% de probabilidades de obtener plantas de cada clase de la descendencia. Sin embargo, si revertimos el sexo de una hembra, forzándola a producir polen, este polen será también hembra (XX).

Luego de esto, puedes darte cuenta que si cruzando XY con XX se obtiene un 50% de cada clase (Macho y Hembra), al cruzar XX con XX, obtendremos únicamente cromosomas XX. Dando como resultado únicamente plantas hembra, por lo que por mucho que “convirtamos” una hembra en macho, seguirá siendo hembra. Su composición genética seguirá siendo la misma, por lo que el polen producido por esta, seguirá manteniendo únicamente cromosomas sexuales femeninos.

 

¿Por qué elegir Semillas Feminizadas?

Anteriormente te explicamos que las plantas de cannabis son dioicas, esto quiere decir que pueden ser tanto machos como hembras.

Las plantas macho, tienen pequeñas protuberancias en forma de bolas, y a pesar de ser muy importantes para el proceso de reproducción debido a que son las portadoras del polen, no son de mayor interés para los cultivadores, a menos que estén buscando producir semillas. Esto es debido a que suelen interesarse únicamente en las flores de las plantas hembra (Cogollos) por su alto contenido de cannabinoides.

Además de esto, los cultivadores en general, buscan evitar las plantas macho debido a que pueden polinizar muy fácilmente a las plantas hembra, lo cual reduce de forma considerable la calidad y cantidad de su cosecha. En la búsqueda de reducir las plantas macho cultivadas, se llegó a la creación de semillas feminizadas. Este acto cambia por completo las reglas del juego del cultivo de Cannabis, permitiendo mayor libertad a los cultivadores para producir plantas hembra.

 

Ventajas

Una vez dada la aparición de las semillas feminizadas, los cultivadores que utilizaban este tipo de semillas logró obtener una serie de ventajas notables. Estas son grandes ventajas de gran importancia sobre el cultivo común:

Ahorro de espacio y recursos. Los cultivadores se olvidaron de tener que cultivar plantas durante semanas que luego de eso, tendrían que ser eliminadas por ser machos.

Plantas Sinsemilla. La desaparición de las plantas macho en los cultivos, significa que las plantas no producirán semilla alguna durante el período de floración. Esto mejora exponencialmente la calidad de los cogollos y la producción final.

Fiabilidad. Como las plantas fueron modificadas genéticamente, solo poseen cromosomas hembra, por lo que el método tiene una fiabilidad del 95-99%.

Para los productores de semillas y bancos, también supone una gran ventaja: No necesitarán conservar machos en sus reservas genéticas. Y en caso de necesitar un macho para polinizar otra, podrían utilizar otra planta hembra, aumentando exponencialmente las posibilidades de crear nuevos cruces.

Hoy día, las semillas feminizadas representan más de un 50% de las semillas comercializadas a nivel mundial, gracias a sus grandes ventajas. Las semillas feminizadas pueden ser fotodependientes o autoflorecientes, cubriendo una aún mayor parte del mercado.

El método de feminización, no sólo otorga ventajas, sino que también posee una gran desventaja. El Cultivador Casero que adquiere este tipo de semillas no puede tener sus propias semillas ya que no dispone de machos. Sin embargo, resulta que sí hay una forma de obtener semillas, y es con la misma forma que se crea este tipo de semillas.

Ahora te preguntarás: ¿Cuáles son estos procesos? En Cannaland los conocemos, y los compartiremos contigo haciendo click aquí.

Deja una respuesta