Autocultivo, Guías, Variedades de Cannabis

Planta madre: Conoce sus cuidados

planta-madre
En el post anterior, te comentamos sobre cómo elegir una planta madre, ahora te hablaremos un poco sobre cómo mantenerla saludable, y cuidarla para que viva durante muchos años. Esto nos servirá para obtener el máximo beneficio de ella, incluyendo una gran cantidad de esquejes cuando los necesitemos.
Como nuestra planta madre surgió desde una semilla, ya hemos pasado por un proceso bastante largo y pesado para llegar a donde estamos. A partir de ahora, comienza el cuidado de nuestras plantas madre, mismo que comenzaremos a desglosar desde la elección del contenedor.

Planta Madre

 

 

Poda de raíces y mantenimiento de suelo

Luego de un tiempo con ella, nuestra planta madre comenzará a mostrarse agotada y un poco mayor, y por más que te esfuerces no recuperará su salud. No te alteres, es algo común cuando utilizamos contenedores pequeños, ya que el sustrato puede terminar por tornarse árido. En este momento, la solución para tus plantas es hacer un trasplante, o una poda de raíces.

Ambos procedimientos son sencillos, puedes ver cómo realizar un trasplante haciendo click aquí. Por su parte, para realizar la poda de rapices, comenzaremos por hacer una poda general, eliminando todos los brotes de las ramas, dejando únicamente uno o dos brotes por rama (Incluso unos tres estarían bien). Recuerda no excederte, dejando como mínimo un 25% del follaje inicial. Luego de esto, extrae la planta del contenedor y elimina unos 2-3 cm de todos los lados del cepellón (Masa formada por el sustrato y las raíces), rascando ligeramente la parte superior, donde se encuentra el tallo.

El truco está en que al devolver la planta a su maceta, la planta quede un poco más enterrada, y cubras la parte rascada con sustrato. Inicialmente puede causar cierto grado de estrés, sin embargo, si nuestra planta es sana, se recuperará rápidamente, y con el paso del tiempo, verás cuán bien le hace esta reducción de altura.

Teniendo un sustrato nuevo, y más espacio para que las raíces se expandan, verás como tu planta comienza a brotar en todas direcciones. En tan solo unas pocas semanas, tu planta tendrá un gran número de ramas nuevas, disponibles para la creación de esquejes.

 

Tips finales

  • Mantén siempre un esqueje de tus plantas madre por seguridad. Quédate con un esqueje madre de cada tanda que obtengas, hasta que obtengas uno que lo sustituya de la siguiente tanda.
  • Recuerda compartir tus plantas madres con tus amigos. Siempre es bueno tener un respaldo ante cualquier situación.
  • Si la cuidas bien, tus planta pueden llegar a vivir unos cuantos años (se sabe de algunas que han sobrevivido unos 10 a 15 años).
  • En Cannaland ofrecemos abonos, aditivos y muchos productos específicos para el mantenimiento de plantas de cannabis, tanto esquejes como plantas madre. Incluyendo fertilizantes de crecimiento como Crece.
  • Aunque un esqueje es una copia exacta de la madre, las plantas de cannabis (como todo en la vida) se van tornando viejas. Sin embargo, evitaremos renovar nuestras madres lo más posible (Preferiblemente cuando sea en un caso que nos obligue a hacerlo). Mientras más replicas la planta mediante esquejes, estos tendrán un pequeño porcentaje menos de calidad que la madre. Es una pérdida tan pequeña, que no lo notarás sino hasta que hayan pasado unas cuantas generaciones.

Deja una respuesta