Análisis de Productos, Noticias

Catarinas y Cannabis, ¿Tu mejor aliado?

Las catarinas o mariquitas son pequeños insectos de cuerpo redondeado y colores brillantes, con una apariencia bastante amigable. Por sorprendente que parezca, las mariquitas son grandes aliadas de nuestras plantas de Cannabis. Sucede que a lo largo del ciclo de vida de nuestras plantas, es común que tengamos que enfrentar ciertas plagas o enfermedades que pueden llegar a arruinar nuestros cultivos.

Recordemos que las soluciones naturales son por excelencia, mucho mejores que las químicas, y aquí es donde entran las Catarinas. Estas pequeñas linduras son voraces depredadores activos de plagas como los áfidos, que conforman gran parte de su dieta preferida. En esta ocasión te explicaremos un poco más acerca de ellas, y sobre por qué es beneficioso tenerlas en nuestros cultivos de cannabis.

 

¿Qué comen las catarinas?

Las catarinas son en su mayoría carnívoras, basando su dieta mayormente en organismos minúsculos de cuerpo blando. Entre los que encontramos insectos con escamas, piojos harinosos, moscas blancas, pulgones, ácaros, huevos de otros insectos, larvas u orugas. Incluso algunas son caníbales, llegando a comer otras catarinas; sin embargo, algunas veces pueden alimentarse únicamente de polen o néctar en caso de no encontrar presas cerca.

Por su parte, hay algunas especies de catarinas que son mayormente vegetarianas, como las de la subfamilia Epilachninae, que se alimentan en su mayoría de hongos o polen.

 

¿Por qué se consideran beneficiosas para tus cultivos?

Las Catarinas son consideradas “guardianas de huertos y jardines”, debido a que son carnívoras, siendo grandes devoradoras de la mayoría de insectos de cuerpo blando. Estos insectos son generalmente dañinos para la mayoría de cultivos, y más aún, para el cannabis.

Son depredadores tan activos, que desde su estado de larva, son capaces de consumir hasta quinientos pulgones durante su desarrollo (Claro que también depende del tamaño del pulgón). Es increíble, ya que a medida que crecen, son más “selectivas“, prefiriendo cada vez a los insectos de mayor tamaño. Una Catarina madura consume menos que una larva, ya que no necesita los nutrientes para crecer y sus presas son más grandes, comiendo cerca de 8 pulgones adultos diarios en promedio.

Esto quiere decir que una sola Catarina, en promedio puede consumir cerca de unos ocho mil insectos a lo largo de su vida. Por ello, en algunos laboratorios dedicados al control de plagas las crían en masas, y luego las distribuyen en los campos para combatir las plagas. Sin embargo, debemos recordar que algunas Catarinas son vegetarianas, debemos cuidarnos de estas ya que las mismas pueden convertirse en plagas agrícolas.

 

¿Cómo se reproducen?

Las Catarinas se adhieren a las ramas de los árboles, hojas o troncos y colocan sus huevecillos de color amarillo, bien sea uno a uno o en grupos sobre las hojas. Generalmente, los colocan en la cercanía de colonias de pulgones según la especie, esto sirve para que al momento de eclosionar, comiencen a alimentarse directamente.

Las Catarinas pasan por cuatro estados larvarios antes de convertirse en adultos. Comenzando por ser huevecillos amarillos; luego de esto se transforman en larvas, etapa en la que más insectos devorarán. Una vez llegada su madurez, se convertirán en pupas, generalmente de colores rojo y negro, adhiriéndose a hojas y tallos de las plantas. Por último, de la pupa emerge un adulto de color amarillento sin tener aún definidos sus colores característicos del adulto, sin embargo, luego de unas horas aparecerán.

Es primordial conocer que estos insectos actúan en grupos. Son insectos de temperaturas cálidas, por lo que es común verlas en primavera y verano. Además de esto, son sensibles a los cambios bruscos de temperatura, así que una vez comienza el frío, entrarán en un estado de inactividad como la hibernación, llamado diapausa. Una vez terminado el frío, los adultos emergen de su letargo y comenzarán a nutrirse para comenzar su cortejo de apareamiento. En el momento que las hembras estén fecundadas, estas buscarán un espacio cercano a la colonia con mayor presencia de insectos para colocar sus huevos, garantizándole alimento a su descendencia.

Si la población de las presas es abundante, la colonia de Catarinas se desarrollará más rápidamente. Sin embargo, su crecimiento no sólo dependerá del alimento, sino del tipo de planta huésped y las condiciones ambientales. En el caso del cannabis, será un anfitrión perfecto en caso de existir plagas, sin embargo, no será un buen lugar para ellas una vez que la planta entre en floración.

 

¿Cómo incorporar las Catarinas a mis cultivos?

Lo primero es que debes evitar a toda costa utilizar pesticidas incompatibles con ellas, y de haber colocado alguno, deberás esperar como mínimo un mes antes de introducir las Catarinas al cultivo. En caso de que lleguen por si solas a tu cultivo, no es tan buena señal como parece, ya que significa que deberás extremar las medidas y mantener vigilados tus cultivos ante cualquier plaga ya establecida o latente.

La mayoría de tiendas y viveros venden insectos adultos, sin embargo, debemos recordad que las larvas y pupas son las que comerán la mayor cantidad de insectos plaga. En Cannaland estamos consientes de esto, por lo que vendemos las catarinas desde su etapa larvaria, (para conocer más al respecto, haz click aquí). Recordemos que liberarlas en un buen número, puede producir buenos resultados, sin embargo, es bueno crearles un hogar cómodo para que lo colonicen. Así lograremos que procreen y produzcan crías hambrientas que devorarán todo tipo de plagas.

Debemos recordar que ellas siempre preferirán los lugares donde tengan más cantidad de “alimento“. Por lo que puede que una vez acaben con todas las plagas en tus cultivos, los adultos migren a otro lugar donde conseguir más.

 

El momento indicado

En cultivos indoor con temperaturas cálidas y controladas esto deja de ser un problema ya que no llegan a hibernar.

Al momento de introducirlas a un cultivo indoor, es importante que lo realices por la noche o en su defecto con las luces apagadas para que el calor no las continúe estresando. Incluso puedes intentar rociar con agua las plantas para crear un ambiente más cómodo para ellas. Esto se debe a que en las primeras horas de estaría es cuando decidirán quedarse o escaparse del lugar a través de los orificios de ventilación.

Ten en cuenta que tienen una tendencia a volar directo hacia la luz. Así que si usas lámparas de mucha potencia, que generen mucho calor, puede que tengas que limpiar algunos posibles cadáveres de mariquitas fritas que encontrarás alrededor.

En caso de que quieras averiguar un poco más acerca de insectos que puedan ser guardianes para tus cultivos de Cannabis, Haz Click Aquí.

Deja una respuesta